AUTOCOACHING EMPRESARIAL:
“Los hermanos sean unidos dentro y fuera de la empresa”

Por José Hernández y Leo Bajer



Los hermanos sean unidos
Porque esa es la ley primera,
Tengan unión verdadera
En cualquier tiempo que sea
Porque si entre ellos pelean,
Los devoran los de afuera.

Sextina del Martín Fierro, de José Hernández. Año 1872

El tema de la estructura familiar dentro de las empresas no es un tema menor. En mi experiencia como consultor veo que el tema “factor familia unida” pesa y mucho, para bien o para mal y fundamentalmente dentro de las Pymes por su estructura y orígen.

Desde la problemática de la sucesión generacional, hasta los conflictos internos familiares son temas que, de no ser aclarados en su debido momento, son un potencial conflicto para la salud de la organización.
Sobre estos temas se ha escrito y mucho, pero me pareció importante traer a nuestro presente las palabras del escritor José Hernández quien escribiera en 1872 las sextinas mencionadas anteriormente y que tras muchos años siguen siendo de absoluta actualidad.

La conflictividad puede darse entre distintos miembros de la familia ya que no es propiedad exclusiva entre hermanos, pero aplica a la perfección en el concepto que tan bien expresa José Hernández en su “Martín Fierro”. En este caso y para continuar con la idea original, me referiré a la hermandad exclusivamente.

Entiendo que si uno realizara un FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas) dentro de cada empresa familiar, el tema de la fraternidad podría verse como una Fortaleza o Debilidad según corresponda. Fortaleza para el caso en la que la comunicación “sana” entre hermanos exista. Debilidad con potencial riesgo de ruptura empresarial para el caso que esa comunicación sea “insana” o inexistente.
Tené en cuenta que “la no comunicación muchas veces comunica más que la comunicación”.

Si bien el tema da para escribir y mucho, un primer acercamiento a la problemática sería sugerir lo siguiente:

    - Generar espacios de comunicación dentro y fuera de la empresa para conversar y discutir ideas.

    - Proponete dar vos el primer paso hacia la comunicación. No estés a la espera que el otro lo haga ya que el tiempo seguirá pasando y lamentablemente los malos entendidos también.

    - Evitá que esos espacios sean dentro de las reuniones familiares ya que no es, ni el lugar, ni el momento adecuado. Poné punto final a esa situación.

    - Aceptá como potable toda idea que surja de ese encuentro, luego de discutidas las mismas se descartarán las que no correspondan.

    - Estate abierto a escuchar.

    - No des por obvio que la otra persona por más hermano o pariente que sea, piense y reaccione como uno desea. En definitiva son hermanos, ¡pero no por eso tienen que ser, ni pensar iguales!.

    - Por todos los medios evitar el efecto “bola de nieve”. No permitir que algo pequeño (comentario, sugerencia, diferencia, etc) se transforme en algo incontrolable.

    - Si el efecto bola de nieve está avanzado, es porque éste llevó un tiempo de gestación (meses o años). Para detenerlo y para que no siga avanzando hará falta tiempo para des-andar lo andado y probablemente re-acomodar la situación llevará igual o más que el de su gestación.

    - No es recomendable creer en soluciones mágicas en estos casos. Es preferible trabajar con cambios continuos y sostenidos en el tiempo.

    - El “chusmerío” debe ser tratado con total prudencia, cautela y responsabilidad sobre lo que se dice y se escucha. Será vital no dejarse influir por los mismos, para no perder el eje de lo que se está discutiendo.

    - No mezclar la vida privada con la laboral. La vida privada es privada y no debe llevarse a la vida empresarial bajo ningún concepto.

    - Dentro de la empresa uno debe ser profesional en sus funciones y el delimitar roles ayudará a evitar potenciales conflictos.

    - Si es necesario, consultar a un profesional externo podrá ser de ayuda ya que podría tener una visión descontaminada de la situación.

    - Aceptá que se pueden cambiar las cosas que “siempre se hicieron así”. Porque el mundo es cambiante y lo que dio resultado en algún momento, hoy puede no darlo más. El permitir pensarlo puede dar un giro fundamental en la empresa, aunque duela.

    - El actualizarse lenta pero constantemente hará que se forme dentro de la empresa una nueva cultura organizacional, en donde no solo los directivos familiares se sentirán mejor, sino que todos los integrantes de la organización lo percibirán, lo que generará un nuevo clima organizacional.


    Ahora, te pregunto...

  • ¿Estás conforme con esta situación?
  • ¿Cuánto tenés que ver en todo esto?
  • ¿Cómo se llegó a este estado?
  • ¿Podés volver el tiempo atrás?
  • ¿Qué podrías modificar que dependa exclusivamente de vos?
  • ¿Qué podrías proponer entendiendo que no todo depende de vos?
  • ¿Estás preparado para generar cambios?
  • ¿Para qué?

 

Como te comenté el tema es largo. Este primer paso a lo mejor te despierte alguna idea de cambio. Al menos ¡esa es mi intención!

Allá Vamos!

Hermosa Vida para todos!

 

Mg. LEO BAJER

Máster Internacional en Coaching Empresarial, Ejecutivo y Mentoring.
Coach Ontológico Profesional con Orientación en Management (ICF).
Técnico Superior en Marketing.
Conferencista, Escritor, Capacitador y Consultor de Empresas

Director de Buenos Aires Capacita y Buenos Aires Coaching

www.buenosairescoaching.com.ar
www.buenosairescapacita.com.ar

 

 

 

CAPACITACIONES Y PROGRAMAS PARA EMPRESAS

Todas las capacitaciones y programas los ofrecemos en la modalidad, presencial, in company y on line a distancia.
Ver mas